Loving Lovemarks

Lovemarks.promopublic.blogLove me, love me, say that you love me…

Ser una marca referente y tener un buen posicionamiento está muy bien, pero ser una Lovemark es mejor. El entorno saturado en el que vivimos hace que nuestro cerebro elimine automáticamente toda la información que sobra a nuestro alrededor por eso, es tan complicado destacar y que se queden con tu nombre así que tienes que der más que una marca.

Las marcas necesitan demostrar que son algo más que un logotipo, necesitan crear un vínculo emocional con sus consumidores. Según Martin Lindstrom, experto en neuromarketing, el 90% de nuestras decisiones las tomamos de manera inconsciente y se ha demostrado en varios estudios como las emociones son capaces de guiar nuestras compras sin que nos demos cuenta. En 2004, Kevin Roberts, CEO de Staachi&Staachi, asentó el concepto de Lovemark, “lo que mueve a los seres humanos es la emoción, no la razón”. La definición simple de una Lovemark es ser una marca que enamora, una marca que hace feliz, una marca que es comprada por que sí, porque apetece y porque tiene “algo”.

Pero, como empresa, ¿qué puedes hacer tú para conquistar el corazón de tus clientes? Ten en cuenta que conlleva mucho tiempo crear un vínculo especial y que no es un camino fácil pero vale la pena.

  • Muéstrate al mundo. Tienes un sinfín de herramientas para que la gente sepa que existes. No hace falta que gastes miles de euros en campañas de publicidad o hacer grandes eventos para darte a conocer, tienes algo que se llama redes sociales. Y puedes gastar muy poco dinero y darte a conocer.
  • Grupos sociales: el sentimiento de pertenencia a un grupo social determinado esta en cada uno de nosotros. Una marca ha de potenciar y apalear a su “tribu”, dirigir sus mensajes a ellos, hacer que con tu producto se sientan parte de algo. Por ejemplo, los equipos de fútbol son grandes lovemarks y cada equipo tiene su “tribu”.
  • Crea estrategias creativas, poco convencionales. Combínalo todo con misterio, haz soñar a tus consumidores y se sensual, estimula, haz que te recuerden. Cuenta historias que lleguen a emocionarles.
  • Respeta a tus clientes, se merecen un trato excepcional, recuerda que sin ellos tú no eres nadie. Los clientes son tan necesarios como el aire que respiras, tanto los fieles como los potenciales, no te olvides de ellos y con esfuerzo logarás crear una buena relación con ellos.
  • Por último, diferénciate entre los demás, apostáis por lo que ellos no apuestan y trabaja duro.

Fuente: bit.ly/25jr7qo, bit.ly/25jr7qo