Empresas del grupo

Te presentamos a la familia del Grupo Promopublic

  • Promopublic
  • Rotyse
  • Motif
  • Colortile
PROMOCIONES Y PUBLICACIONES

El origen. Más conocida como Promopublic. Marca el estilo de la compañía y da nombre al Grupo.

Corría el año 1985 cuando Adolfo Andreu, un joven castellonense que dejó la dirección comercial del periódico de Castellón para iniciar su andadura empresarial, fundó Promopublic como una agencia de publicidad al uso. Así pues, Promopublic nació captando y administrando cuentas de publicidad; optimizando y gestionando los recursos que una empresa destinaba a marketing y publicidad, canalizándolos principalmente en campañas publicitarias en medios de comunicación. Y gracias a los resultados obtenidos, fuimos conquistando la confianza de las empresas y ampliando la cartera de clientes poco a poco.

En la década de los 90, la agencia creció especialmente en el área de medios, liderando la contratación de espacios publicitarios a nivel provincial con especial relevancia en prensa y radio. La agencia no dejaba de crecer y nos especializamos en servicios de marketing global, muy orientados al sector cerámico: promoción de producto, diseño de espacios expositivos,  diseño e impresión de catálogos comerciales, desarrollo web y trade marketing. En general, gestionábamos las campañas B2B que garantizan la distribución del producto (especialmente en el ámbito internacional).

Pero la crisis del 2008 llegó… y arrasó como un tsunami todos los sectores. Las empresas eran incapaces de saber qué  iba a ser de su negocio y no definían presupuestos, al no saber de la inversión publicitaria que podrían disponer. La situación era imposible de gestionar y Promopublic se minimizó. Pero el trabajo y esfuerzo del “nuevo equipo” que sobrevivió hizo que Promopublic volviera a renacer, readaptándose a los nuevos tiempos y a los nuevos servicios que requerían sus clientes. Y así se empoderó Rotyse, esa mini empresa de rotulación que Promopublic había montado para darse autoservicio y que pronto cogería el relevo de su  facturación (pero esto es otra historia… que podréis leer más abajo).

Promopublic trabaja actualmente con 6 de los 7 grandes grupos de azulejeros del sector. Dos  de ellos en el primer y segundo puesto del ranking a nivel europeo (la provincia de Castellón posee el 70 % de la industria azulejera). Entre nuestros clientes también figuran los principales concesionarios de automoción, el pequeño comercio local e instituciones como la Diputación o el Ayuntamiento de Castellón.

Como agencia, Promopublic sigue gestionado la contratación de soportes publicitarios, se encarga de coordinar todo el trabajo de diseño de las campañas, facilita soporte técnico en la preimpresión de los productos promocionales y cuenta con un amplio departamento especializado en diseño gráfico (que actualmente es el epicentro de esta firma).

De hecho, nuestro departamento de Diseño gráfico da servicio al resto de empresas del grupo y hace cosas absolutamente locas: como desarrollar 30 catálogos en mes y medio para una feria italiana de azulejo,  currarse 300 diseños en apenas 40 días para una firma de papeles pintados o sacar 830 renders para una cadena francesa de distribución en 85 días. ¡Nadie puede pararnos! ????

También hacemos diseño editorial, vídeos corporativos y vídeos de producto, packaging y merchandising, diseño de showrooms, diseño 3D, ilustración, señalética, maquetación de todo tipo… ¡Sin límites y #aloGRANDE!

ROTYSE

Rotyse es como ese hijo/a que parecía no querer estudiar y que no despuntaría en nada especial… y ahora se ha sacado un máster con Cum Laude incluído. ¡De ahí la importancia de dejar a cada uno seguir su camino! ????

La empresa nació con un único objetivo —dar servicio a Promopublic— al no encontrar ninguna empresa que cumpliera con los tiempos y la calidad que demandaban las grandes cuentas de la distribución para las que trabajábamos. Rotyse es, por tanto, una empresa especializada en sistemas de impresión digital sobre soportes promocionales y decorativos, tanto rígidos como flexibles

Inicialmente se rotulaba a mano alzada; pero llegó el inicio de la era digital y ahí es cuando añadimos al logotipo de Rotyse “Digital Rótulos”. En ese mismo momento es cuando compramos nuestro primer plotter de impresión digital (una Roland de las de antaño), a quien le siguió posteriormente una Xerox  y más tarde una Mutoh Toucan, que fue la primera máquina híbrida porque ya imprimía en plano. Toda una revolución en ese momento, que podía imprimir 3.000 metros al mes.

En una primera etapa, los acabados de impresión eran sobre soporte flexible (especialmente vinilo) y las vallas publicitarias y la cartelería para cadenas de distribución eran el grueso del volumen de negocio de la empresa. Más tarde aparecería en escena el producto más demandado por el sector azulejero —el panel técnico—, que empezamos imprimiendo con nuestra Xerox y para el que posteriormente adquiriríamos una Seiko, capaz de imprimir 12 metros en una hora. 

El panel técnico es un soporte promocional de gran formato que combina la imagen impresa con piezas cerámicas, de modo que el comprador pueda ver y tocar el producto al tiempo que el fabricante transmite su imagen de marca y muestra la imagen final de esa referencia instalada en un determinado ambiente (un baño, una cocina, un espacio abierto…). Estos paneles técnicos se instalan en muebles expositores, que a su vez están presenten en los showrooms de los distribuidores. 

Rotyse imprimía la imagen en vinilo y después aplicaba manualmente ese vinilo sobre un soporte de madera, pegando las piezas reales en el panel en la última fase del proceso. Pero, con la llegada de la crisis del 2008, Rotyse se sale del sector de la promoción cerámica porque decide no participar en la depreciación de precios. La empresa se minimizó todo lo que pudo e intentó resistir el tsunami. Tuvimos que reducir cosas casi hasta la extenuación al tiempo que nos poníamos a investigar nuevos productos.

Y…Eureka! En esta etapa, Rotyse desarrolló un panel innovador. Conocedores de que era un producto que se solía dañar mucho al pegar en las grandes piezas de azulejo con pistolas de cera caliente o silicona y que su imagen se acababa dañando porque era necesario limpiarlos con productos abrasivos para quitar los restos de rejunte, desde Rotyse desarrollamos una protección innovadora y pionera en el mercado: el INTAKT. 

Esta emulsión hizo que los paneles fueran anti-rayado y que se pudiera emplear en él cualquier producto de limpieza, además de conseguir una adhesión de las piezas extraordinaria porque se podían pegar directamente en el panel, sin necesidad de romper la capa de impresión. Y añadimos a este producto dos servicios más: la posibilidad de poder trabajar pedidos picking con pedidos de paneles y el alicatado de piezas. Con esto se facilitó el trabajo a los departamentos de promoción de sus clientes, dándoles un “servicio llave en mano”; es decir, que el cliente dejaba de stockar y tenía el pedido en casa de su cliente en un tiempo récord y sin haber manipulado un solo panel ni un solo azulejo. (Un secreto: este servicio de chapado serviría para posteriormente crear una empresa especializada alicatado de paneles y otros soportes para el azulejero).

 ¡Y así fue como Rotyse empezó a despegar de nuevo y a desmarcarse de su competencia, gracias a la calidad que ofrecía y a su servicio!

La empresa llegó a ser el mayor consumidor nacional de bobinas de vinilo, imprimiendo más de dos millones de metros cuadrados durante esta etapa y llegando a ser partners de HP. Máquina que HP quería sacar al mercado, máquina que probaba con Rotyse a modo de testeo. 

Además de paneles técnicos, la empresa amplía el catálogo de productos añadiendo —además del gran formato— lonas y textil decorativo, displays, expositores multiformato y una amplia gama de productos impresos digitalmente, pero siempre sin salir de su formato  de impresión: la impresión en flexible. Pero fue a partir de 2016, cuando todo esto dio un gran giro…

Rotyse nunca había sido fan de la conocida como impresión directa, la que imprime directamente sobre un soporte rígido (madera, plancha de policarbonato, metacrilato…). Sin embargo, HP tiene una bomba de relojería en el laboratorio, una revolucionaria máquina que será pionera en el mercado y que solo ofrece a dos empresas españolas con actividades completamente distintas. Una de ellas es Rotyse y necesita su producción para desarrollarla. 

De este modo Rotyse incorpora la tecnología de impresión directa, con la instalación de la plancha industrial HP Scitex 11000, con tecnología UVI, que amplía la capacidad de producción hasta los 300.000 metros cuadrados anuales. Esta nueva tecnología la complementa con una ESKO, una máquina especializada en packaging, corte, fresados, hendidos, totalmente automatizada y con tecnología punta. Una diosa de los acabados. 

Esto es lo que motiva a la empresa a crear un departamento de I+D+I, para desarrollar e innovar en la creación de productos para la promoción cerámica y el resto de sectores. Y crea una línea propia de productos totalmente personalizados para su cliente, siguiendo esta línea: el cliente tiene una necesidad, el departamento de I+D+I la crea, el departamento de Diseño la desarrolla y Rotyse la hace realidad en tiempo récord y sin pedido mínimo. 

Este nuevo equipo de producción permite imprimir directamente sobre cualquier tipo de soporte, rígido o flexible, incorporando nuevos materiales como metacrilato, cristal, alucobond, textiles… Y permite que Rotyse pueda sacar su producción 10 veces más rápido y triplicar su capacidad de producción, llegando a poder imprimir 300.000 metros cuadrados al año. 

Al pasar el 80% de su producción a esta nueva técnica, todo su parque de máquinas  de última tecnología se queda totalmente libre de producción. Hay que buscar nicho nuevo, así que aparece una nueva empresa en el grupo. Corría el año 2015 y Rotyse ampliaba la familia con una línea especializada en la impresión de papeles pintados con cuatro objetivos claros: que sean autoadhesivos, que se lo pueda colocar el cliente sin necesidad de ayuda profesional, mínimo desperdicio (que pueda comprar solo el papel que necesite) y con posibilidad ilimitada de diseños disponibles. ¡Así nace Motif!

En 2019 se pone en marcha una Single Pass de Kerajet y la capacidad de producción vuelve a aumentar hasta los 500.000 metros cuadrados anuales, pero lo realmente novedoso de esta nueva línea de producción es su velocidad: 6 veces superior a la última adquisición.

Rotyse en la actualidad es una de las empresas nacionales más potentes del sector, su parque de máquinas, sus instalaciones, su capacidad de producción y sobre todo su servicio,  han hecho de esta firma un rival muy fuerte, ampliando su cartera con un nicho inalcanzable hasta la fecha: clientes que eran sus proveedores ahora prefieren que les produzca él. 

MOTIF

Motif es la benjamina del grupo y nació a partir de una necesidad, como todas las empresas del grupo. Una empresa nacida para aportar soluciones fáciles y llenas de estilo para decorar el hogar, que actualmente diseña y comercializa sus propios papeles pintados, murales, stickers, láminas y demás productos para la decoración del hogar y que incluso se ha atrevido con la comercialización de mobiliario y otros productos más complejos. Siempre en torno a un mismo concepto: poner al público final al alcance de las últimas tendencias en decoración.

Pero Motif nació en realidad a partir de una serendipia. La chispa surgió gracias una feria muy conocida en Italia, donde una huelga de transporte hizo que se retrasara la llegada de los materiales para que Rotyse, empresa del grupo, pudiera rotular las paredes de los 21 stands que les habían contratado esa edición.

Gracias la  tecnología y experiencia de la que disponía probó a crear un producto autoadhesivo que no necesitara de material extra para su colocación y que no dañará la superficie donde iba a permanecer. En busca de esta solución se crearon lo que a día de hoy son los papeles pintados autoadhesivos de Motif.

Con el resurgir del papel pintado —y conociendo el complicado entramado que hay detrás de estos productos tradicionales para el usuario final— decidimos aventurarnos en la creación de una línea de productos para todo el mundo. Motif irrumpía así en una industria muy purista y tradicional, rompiendo esquemas y transformando la imagen que hasta entonces se tenía del papel pintado.

Y todo esto pensando en la felicidad del cliente. ¡Queremos que todo el mundo sea capaz de transformar su hogar con las últimas tendencias!

COLORTILE

Colortile es una empresa especializada en el desarrollo de software para ahorrar tinta en los sistemas de impresión en el sector cerámico. Se trata de un tipo específico de programas cuyo objetivo es garantizar el ahorro de tintas, mejorando las características de la impresión.

Estas aplicaciones permiten realizar calibraciones optimizadas para esmaltes cerámicos, con linealización espectral, acelerando y simplificando el proceso. Además, la empresa forma parte, desde el año 2003, del programa más avanzado en la aplicación de los sistemas de impresión 3D en el sector cerámico.

El software de Colortile permite generar perfiles de color para garantizar reimpresiones perfectas, con reproducciones de color inalterables.